Muerte en el fuego: crónica de Amon Amarth + Abbath en Lima

Noche. Una calle iluminada de Barranco nos acoge. Alrededor, hombres y mujeres se agrupan, beben y ríen. Ofrecen una fotografía enigmática con sus polos con logos ilegibles de bandas desconocidas y todo el cuero que llevan encima. Están esperando. Algo importante está por suceder. Es Amon Amarth en Lima, por primera vez. Los vikingos están aquí. Dejaron Asgaard para extender su death metal en el mundo. Y no están solos. Junto a ellos llega Abbath, el legendario líder de Inmortal, referente indiscutible del black metal. De pronto un portón se abre.

El Centro de convenciones de Barranco no es grande pero es acogedor y está bien distribuido. Las luces, celestes y blancas, iluminan por todos lados mientras del techo cuelgan cintas rojas y azules. Coronando el escenario hay una gran imagen de un vikingo enfrentándose a una tormenta, que emula la portada del último disco de Amon Amarth, Jomsvikings, cuyo lanzamiento es el motivo de esta gira mundial. La gente está eufórica. Hay dos zonas: una, adelante, en donde están los que esperan tomar las mejores fotos y les caiga encima el sudor de los vikingos; otra, atrás, donde estamos los que sabemos que es donde el mejor pogo se arma. A las nueve de la noche las luces apuntan a un personaje que acaba de aparecer.

18922002_1547410475330571_7416033308331199658_n
Abbath.

Abbath saluda en español y todos levantan el puño. Al igual que su banda, está ataviado con la vestimenta clásica del metal noruego y maquillado al estilo del corpse paint -una base blanca en la cara y los brazos sobre la cual se dibujan figuras negras-. Un ritmo muy potente de batería da pie al inicio del concierto. A lo largo de una hora nos ofrece sus nuevas canciones junto a lo mejor y más clásico de su discografía. La gente lo conoce y lo aclama. Es casi ilusorio poder verlo en la misma noche que a Amon Amarth. Más que un telonero, es un invitado de lujo. No toca con Inmortal desde hace dos años pero es como verlos a todos juntos. La última canción es un himno: «All Shall Fall». Black metal clásico y puro –y no, no es satánico-. El pogo es grande y frenético. Abbath agradece y desaparece. Durante treinta minutos los roadies comienzan a afinar instrumentos para lo que se viene. A las diez y media en punto, Amon Amarth hace su aparición.

Los cinco miembros de la banda están vestidos como vikingos y ostentan melenas y barbas largas y rojas. El público lanza gritos de celebración. Johan, el vocalista, hace un gesto de saludo e inmediatamente comienza la primera canción: «The Pursuit of Vikings». La gente abre un gran círculo y comienza el pogo. La banda está llena de energía y, sin parar, suena «As Loke Falls». Johan pregunta en inglés si estamos listos para convertirnos en vikingos esta noche. El público ruge. Amon Amarth hace su death metal en torno a la temática de la mitología nórdica. Cantan sobre honor y gloria de dioses y vikingos. Ellos mismos emulan a estos guerreros legendarios defensores del Asgaard. La tercera canción, «First Kill», comienza con un «olé, olé» de la gente. El sonido de la banda es muy nítido. La voz de Johan se siente un tanto más gruesa de lo normal pero eso acaso es un punto a favor. El pogo se mantiene grande y voraz durante las siguientes canciones, «The way of Vikings» y «At Dawn’s First Light». El público descansa con «Cry of the Blackbirds» y vuelven al pogo cuando suena «Deceiver of the Gods», seguida de «Tattered Banners and Bloody Flags». Las canciones han sonado una tras otra sin parar y la energía tampoco ha decaído. Los cuernos vikingos llenos de cerveza vuelan mientras la gente se empuja. Johan se acerca al público y nos habla de Ragnarök, la batalla del fin del mundo entre los guerreros de Odín y los demonios de Surt. Nos cuenta que en su país, Suecia, estas leyendas están muy presentes. Las siguientes canciones son «Destroyer of the Universe» y «Death in Fire». Luego, la banda nos demuestra –quizá infelizmente- que está muy al tanto de nuestra actualidad: Johan comenta que el día anterior tocaron en Chile y nos reta a demostrar que podemos ser mejores vikingos que ellos. El público, como es de esperarse, estalla, mientras comienza «Father of the Wolf» seguida de «Runes to my Memory». Agradable es notar que casi no hay celulares filmando y obstruyendo la vista; en cambio, la gente salta, poguea y bebe. La siguiente canción es «War of the Gods», tras la cual la banda se acerca al público y agradece. Johan bebe de un gran cuerno y nos invita a todos a levantar los puños para la siguiente canción, «Raise your Horns». Inmediatamente después suena «Guardians of Asgaard», clásico con el que muchos de nosotros los conocimos. Al finalizar, las luces apuntan para todos lados mientras un sonido de lluvia y truenos va creciendo. Johan, de pie en el centro del escenario, vuelve a beber de su cuerno mientras un ritmo de batería lo acompaña. Es tiempo de la última canción: «Twilight of the Thunder God». La gente no deja de saltar y pedir más. Ese pogo es el más voraz. La canción termina, la banda agradece, se toman algunas fotos con los fans de la primera fila y salen, siendo, exactamente, medianoche. El público abandona el lugar lentamente, llenos de sudor y de risa, con un gesto de satisfacción. Los vikingos estuvieron en Lima y, con favor de Odín, nos veremos de nuevo en Valhalla.

Créditos:
Imagen de portada: Edgard Lescano Fotografía.
Imagen de Abbath: Karlos Ramone Photography.
Vídeo: No Mercy Producciones.


LISA CARRASCO (Lima, Perú)

Estudiante de Literatura de la Universidad Científica del Sur. Ganadora de los Juegos Florales de dicha casa de estudios en la categoría de Cuento, 2016. Mención honrosa en el concurso “El cuento de las 1000 palabras”, de la revista Caretas, 2016. Ponente en el Congreso de las Artes – Homenaje a Jorge Eduardo Eielson, 2014. Ha publicado en Austro. Revista de crítica y creación literaria y en Camaleón paranoico. Ha participado en el III Congreso Internacional de Narrativa fantástica y en el I Congreso Antonio Cornejo Polar, como parte del Comité Organizador. Actualmente, es codirectora de MOLOK. Revista de arte y literatura.

Un comentario sobre “Muerte en el fuego: crónica de Amon Amarth + Abbath en Lima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s