Nobuyoshi Araki o el gran retrato de Japón

Nobuyoshi Araki toma fotos de mujeres. No solo eso: toma fotos de mujeres atadas. No solo eso: toma fotos de mujeres atadas y colgadas, toma fotos de edificios de Tokio, de flores y de gatos. No solo eso.

La cultura japonesa actual se construye desde una dicotomía: la tradición se mezcla con la modernidad; lo milenario con lo eléctrico; el erotismo con la industria. De estas correspondencias nace un país atrayente, misterioso e icónico: para probarlo no necesitamos más que un hombre y una cámara.

Nobuyoshi Araki acaba de cumplir 77 años. 54 de ellos los ha pasado tomando fotos. Es considerado uno de los fotógrafos vivos más importantes de Japón y su producción no cesa. Es controversial porque es singular. Sus imágenes nos ofrecen la vista de un Japón con las piernas abiertas. Su tema no solo es el erotismo, sino el amor y la muerte, como él mismo ha dicho. Sus motivos oscilan entre paisajes urbanos, flores, algunos gatos e iguanas y, principalmente, mujeres.

ar1
De la serie Untitled.

 

nobuyoshi-araki-geisha-tryptic-800x800
Geisha tryptic.
2afb715c1bce95a6e88e5fc9f20711b9
De la serie Erotos.

A lo largo de su provechosa carrera, el principal referente al pensar en Araki es la fotografía de mujeres. Los modos en que las retrata son infinitos, pero una idea siempre está presente: la sensualidad. De ahí que sus imágenes más famosas las conformen mujeres que penden de cuerdas con las que han sido atadas al estilo del kinbaku (arte erótico tradicional japonés que implica atar a una persona por placer, heredado de una técnica samurái) mientras muestran a la cámara alguna parte íntima de su cuerpo. Esta combinación le ha otorgado fama internacional y además muchas críticas. Se le ha reducido al título de pornógrafo y, en muchas ocasiones, se le ha acusado de misógino, a lo que él siempre ha respondido con honestidad: sí, retrata a mujeres semidesnudas, pero aquello va mucho más allá, en varios sentidos. Primero: él nunca ha pagado por fotografiar a nadie. Las modelos de sus retratos siempre se han ofrecido voluntariamente. Segundo: el acto de atarlas y prepararlas es llevado a cabo siempre por él, a modo de ritual. Tercero: las modelos no son retratadas con expresiones de humillación o dolor, todo lo contrario. Y cuarto: lo que retrata Araki es, en realidad, una gran fotografía de Japón, lleno de erotismo y tradición, de cuerpos que se muestran y se ocultan. Y esto, esencialmente, no es nuevo. La historia de la sexualidad en Japón se remonta a tiempos del período Edo, en donde una tradición artística y erótica se fundó: el shunga, género que consistía en retratar escenas sexuales en pinturas, dibujos, textos literarios y lo que fuera. La demanda del público era tal que, a pesar de las prohibiciones estatales, los autores de los shungas encontraron una manera de firmar sus obras discretamente: mediante signos o distintivos en ellas. Todo un sistema alrededor del sexo, su representación y consumo. En otras palabras: Japón.

Surge en este punto una pregunta: ¿cuál es, entonces, el mérito de Nobuyoshi Araki? Si el arte y el sexo japonés han estado históricamente relacionados, ¿en dónde recae su singularidad? Responderemos, entonces, que su valor está en saber mezclar. Como ya hemos dicho, la cultura japonesa actual es atractiva porque no es homogénea, es singular porque sabe reunir. Nobuyoshi Araki condensa sin tabúes ni exageraciones el encuentro entre lo oriental y occidental. Es un representante del encuentro de su país con el mundo. Prueba de ello son las sesiones que hizo con Lady Gaga (quien voluntariamente le pidió ser atada) o Bjork. Su humor y sutileza están presentes en pequeños detalles que advertimos, como su ligera obsesión por los reptiles de plástico (en especial las iguanas), a los que otorga lugar en una gran cantidad de fotografías, o las series que construye basándose en semejanzas entre retratos de mujeres y retratos de la naturaleza o la ciudad.

arakii
Lady Gaga. Serie publicada en la edición japonesa de la revista Vogue.
kekkai
De la serie Kekkai.
02-Yoko-in-the-bath-from-Sentimental-Journey
De la serie Sentimental Journey/ Winter Journey.

Nos acercamos, entonces, a Nobuyoshi Araki, con la certeza de que su trabajo es impactante y atractivo, por arriesgado y complejo. No podemos negar que la singularidad de su fotografía recae en que está llena de signos. Hemos querido abordar especialmente su fotografía erótica por ser la más destacada, pero existe mucho más. Quien diga que es superficial no ha visto sus retratos de barrios como Shitamachi o Kabukicho, en donde los niños sonríen a la cámara en medio de la paranoia de la posguerra. Quien diga que es misógino no ha visto sus colecciones Sentimental Journey/Winter Journey y Waga Ai Yoko, dedicadas a su esposa Yoko, que murió de cáncer cuando ambos eran jóvenes, y que ha quedado inmortalizada en retratos íntimos y conmovedores. Finalmente, quien diga que es, simplemente, un pornógrafo, debe mirar dos veces: la fotografía de Nobuyoshi Araki no es pornografía. Eso sería como afirmar que Japón es simplemente un país con mucho sexo.


LISA CARRASCO (Lima, Perú)

Estudiante de Literatura de la Universidad Científica del Sur. Ganadora de los Juegos Florales de dicha casa de estudios en la categoría de Cuento, 2016. Mención honrosa en el concurso “El cuento de las 1000 palabras”, de la revista Caretas, 2016. Ponente en el Congreso de las Artes – Homenaje a Jorge Eduardo Eielson, 2014. Ha participado en el III Congreso Internacional de Narrativa fantástica y en I Congreso Antonio Cornejo Polar, como parte del Comité Organizador. Actualmente, es codirectora de MOLOK. Revista de arte y literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s