Death Note y la otra historia de Netflix

Death Note, uno de los manga/anime más famosos e influyentes de los últimos años, ha vuelto a ser tendencia debido a la adaptación producida recientemente por Netflix. Pero no estamos aquí para sumarnos a la larga lista de críticas negativas que tuvo el film, sino para resaltar los elementos que hicieron a Death Note una obra importante de la novela gráfica.

Escrita por Tsugumi Oba y dibujada por Takeshi Obata (conocido por ser el dibujante de Bakuman), el manga comenzó a publicarse en diciembre de 2003 y finalizó en mayo de 2006, contando 12 volúmenes y una adaptación anime de 37 capítulos. Cuenta la historia de Light Yagami, un estudiante genio japonés que encuentra una «death note», una libreta capaz de matar a cualquier persona escribiendo su nombre y conociendo su rostro. Light recibe este extraño regalo de manos de Ryuk, un shinigami (parca/ muerte) aburrido de su trabajo que desea ver lo que sucede si un humano tiene tal poder sobre la muerte. Bajo el seudónimo de «Kira», Light comienza a asesinar delincuentes proclamándose el nuevo salvador y dios de un mundo sin criminales ni gente indeseable. Las cosas se complican cuando la INTERPOL y un famoso detective apodado «L» comienzan a sospechar de Light como autor de los asesinatos, desatando una batalla psicológica entre el excéntrico investigador «L»  y el despiadado dios de la muerte, Kira.

portadas
Portadas del los volumenes I, II y IV del cómic, publicadas en el 2004. El diseño también estuvo a cargo de Obata

A pesar de su trama enrevesada, la calidad de Death Note recae en sus personajes (principales y secundarios), todos muy bien desarrollados y aprovechados dentro de la guerra mental de «Kira» y «L». Son estos dos los que sostienen toda la tensión e intriga de la historia a través de su relación de perseguidor/perseguido y el choque constante de sus ideales de justicia.

El personaje de Light es el ejemplo perfecto de alguien consumido por el poder desmesurado. Se nos presenta como un estudiante modelo de buena familia con un profundo deseo de eliminar a las personas que, según él, arruinan el mundo. A diferencia del Light de Netflix, que es un adolescente manipulable que sufre constantemente de bullying, el del anime/manga es un genio cínico y calculador, cuyo objetivo no divaga tras cometer sus primeros asesinatos, contrastando con el Light occidental, que piensa en entregarse a la policía luego de este suceso.

Por otro lado, «L» es la antítesis de Light/Kira, un huérfano superdotado y excéntrico que usa su mente y su poder persuasión para resolver los crímenes más complicados. A diferencia de Light, «L» carece de un propósito trascendental: Light es simplemente un rival digno que pone a prueba sus habilidades. Más que arrestarlo por sus crímenes, desenmascarar a Kira significa su supremacía y victoria frente a la única persona que ha representado una amenaza para él.

Con todo lo antes mencionado de la obra, toca hablar de sus adaptaciones. El manga de Death Note tuvo una adaptación animada en 2006 realizada por el estudio Madhouse. Este anime de 37 capítulos y dos películas, que resumen la historia, multiplicó la popularidad de la obra. La dirección, la música y el apartado artístico fueron tan bien llevados a cabo y condensaron tanto la esencia del cómic, que rápidamente el anime fue considerado uno de los más importantes e influyentes de la primera década del siglo XXI.

La película hecha por Netflix, no es la primera que adapta Death Note con actores reales. Tras la finalización del anime y del manga en el 2007, Nippon Television, junto a la distribuidora Warner Bros Pictures, estrenaron la primera de una saga de cuatro películas live action basadas en la obra de Oba y Obata. Estos largometrajes eran similares a la historia original, con ligeros cambios y nuevos personajes que afectaban un poco la trama. La primera, estrenada en 2007 con el nombre de Death Note: the movie, fue una de las más taquilleras en los cines japoneses. En occidente no fue tan bien recibida, pero esto no impidió que se estrenara una secuela a fines de ese mismo año con el título de Death Note: last name, la cual termina de forma similar a la historia original del cómic.

La tercera parte, Death Note. L: chance the world, es un spin-off centrado en «L» . Aquí protege al último sobreviviente del ataque de un arma biológica. Todos estos hechos son previos a su enfrentamiento final con Kira. La cuarta película que pone fin a esta saga, Death Note: light up the world, se sitúa diez años después de los sucesos de la historia original. Esta vez, seis «death notes» son enviadas a la tierra por el rey de los shinigamis, quien desea encontrar a un nuevo humano digno de ser el sucesor de Kira.

pela
Portada de la primera película japonesa de Death Note, estrenada en el 2006

Ahora, con respecto a la versión occidental realizada por la plataforma de Netflix, ¿por qué la mención de estas adaptaciones orientales? Por una razón sencilla: los live action japoneses, pese a su cuestionable actuación, cambios en la trama o el mal uso de los efectos especiales, acertaron en un aspecto del cual la versión estadounidense peca bastante: entiende los ideales de los personajes, el concepto amoral y la crítica al poder que caracterizan al cómic.

La versión occidental de Light, como ya se mencionó, difiere demasiado con el original. Es comprensible que en una adaptación algunos personajes cambien para encajar con los referentes regionales y locales. Pero fue un error convertir a un personaje calculador y cínico en el arquetipo estadounidense del adolecente inadaptado y manipulable, que es malo porque la sociedad es cruel o injusta con él; es un Light Yagami (Turner, en esta versión) que ni se preocupa de esconder su identidad o sus acciones, revelando casi de inmediato que él es Kira en dos ocasiones y a dos personajes relevantes de la trama.

El cambio más radical, en cuanto a personajes, es el de Misa (Mia en la versión estadounidense). En el manga/anime es otro personaje que posee otra «death note», descubriendo posteriormente la identidad de Light. Misa se enamora de él y sirve fervientemente a Kira. La adaptación invierte los roles de estos dos, siendo Mia el personaje manipulador que ilusiona y utiliza a Light. Esto, en vez de una mejora, creemos que resulta perjudicial para ambos personajes. La caracterización y motivos de Light va más allá del concepto moral; es alguien embriagado de poder. Mientras que Misa es un personaje que refuerza esta idea del poder y convencimiento, la misma que Light ejerce sobre todos sus seguidores. Su importancia dentro de la trama y como personaje no es de simple fanservice o una forma de decir que la mujer es sumisa, sino que consiste en mostrar cómo la gente desesperanzada es influenciada y confía ciegamente en los nuevos y falsos «mesías».

Por último, el personaje de «L» fue el que causó más controversia innecesaria dentro del reparto de la versión de Netflix. Desde nuestro punto de vista, no importa que haya sido interpretado por un actor afroamericano. Esto no es algo grave o que perjudique la trama, como se estipuló antes del estreno del película. Como mencionamos líneas arriba, la película es una adaptación estadounidense, por lo que esta opción no es de extrañar. Pese a este hecho, el actor que interpreta a «L» es el único o el que más entiende al personaje. Se nota un mejor desarrollo individual del tan querido y excéntrico detective de Death Note, pues los errores del guion están más allá del trabajo del actor. Un ejemplo de esto sería la secuencia de persecución de «L» y Light que no solo arruina el buen trabajo que se estaba logrando con la interpretación de «L» , sino que obvian el elemento por el cual Death Note fue tan novedoso en sus tiempos: la guerra psicológica y la constante tensión de la historia.

pelicula
Personajes de la adaptacion de Netflix: L, Light y Mia.

Después de todo esto, ¿valdría la pena ver Death Note y sus adaptaciones? Nuestra sugerencia es que sí. Ya sea su versión en cómic, hecho por Obata, uno de los grandes dibujantes de Japón, o su versión animada, que mantiene su calidad y estética tras casi una década de ser finalizada. En cuanto a sus versiones en live action, las películas japonesas presentan fallas importantes, pero, a diferencia de la versión de Netflix, intentan mantener el mensaje amoralista y la crítica a la obsesión con el poder de la obra original.

En cuanto a la producida en Occidente, se puede entender como una película hollywoodense destinada a jóvenes, que presenta inconsistencias de guion. Además, el hecho de que está bajo el nombre de una franquicia consagrada, la aleja totalmente de la estética de la original. La película hubiera funcionado si tomaba el rumbo de sus contrapartes orientales (basarse en spin off), abordando el tema de cómo la cultura del manga/anime ha llegado a Occidente y cómo ha influido tanto en la cultura pop occidental, lo cual no se logró y tuvimos un producto que no cumplió con las expectativas que se tenían.

Desde nuestra opinión, sugerimos ver la película de Netflix y luego la serie anime (que también está en dicha plataforma), o ver la serie y después decidir si ver la película o no (igual no se pierden de mucho). Consideramos que no se puede juzgar la serie original a partir de la película, pues la animación hace décadas que ha demostrado su calidad, además de no ser exclusiva de un público infantil. Netflix ha tenido muchos aciertos en este campo con series animadas como Bojack Horseman o la serie del video juego, Castlevania, entre otras. Hace poco esta plataforma anunció una nueva versión animada del manga setentero Devilman. Esperemos que sea una adaptación correcta y que no repitan el mismo error que se cometió con Death Note.


LEANDRO CABRERA (Lima, Perú)

Estudiante de Literatura de la Universidad Científica del Sur. Ha participado en el III CONGRESO INTERNACIONAL DE NARRATIVA FANTÁSTICA y en I CONGRESO ANTONIO CORNEJO POLAR, como parte del Comité Organizador. Actualmente, es codirector de MOLOK. Revista de arte y literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s