Fuego eterno

Los hielas llegaron a nuestra tierra con engaños. Poseían una tecnología más avanzada. Nos dijeron que sus enseñanzas nos beneficiarían. Pero nos dominaron, nos tomaron como esclavos y hemos vivido así durante cuarenta y cinco años. Nuestros ancianos fueron eliminados hace tiempo, solo quedamos unos cuantos miles.

Somos los fexas, una raza que pronto desaparecerá.

Los hielas se multiplicaron rápidamente, cubrieron nuestro hogar con su estirpe aborrecible. Vejaron a nuestras mujeres y niños. Tantas décadas de dolor. Hoy se desharán de nosotros. Construyeron bóvedas con una aleación capaz de soportar altas temperaturas. Nos han reunido a todos. Nos han quitado nuestras ropas. Nos despojaron de nuestras casas, creencias, costumbres. Intentaron robarnos la dignidad, pero no pudieron anular la unión que tenemos, el amor de nuestras familias.

Estos infelices son muy similares a nosotros (los hielas son humanoides, aunque tienen la piel extremadamente blanca, cabello plateado y ojos rojos), por ello nos odian, porque quieren ser únicos; nos consideran menos que gusanos. Esa es la razón por la cual nos quieren borrar de la faz de nuestro planeta.

Mi nombre es Artur de Fexa, soy el líder de una multitud que ha sido esclavizada sin compasión. He tratado de infundirle valor a mi gente; no sé si lo he logrado.

El fin se acerca.

Caminamos por amplios pasillos mientras sus guardias, vestidos con trajes escarlata, nos apuntan con sus armas láser. Junto a mí está mi hermosa esposa y mi pequeño hijo.

«Papá, ¿qué es lo que van a hacer?»

«Tranquilo, pequeño. Solo dolerá unos instantes. Luego la paz nos alcanzará para siempre».

«¿Dolerá mucho, papi?»

«Sí, hijo, sufriremos mucho, pero debes ser fuerte y aguantar. Es el precio que debemos pagar por nuestra libertad».

Mi vástago me abraza. Mi esposa, rostro moreno y cabello ondeado, lo hace también. Llora. Todos lloran. Es normal. Pronto será el final de nuestros cuerpos.

«Te amo», me dice mi mujer. «Siempre te amaré».

Beso sus labios y también mis ojos vierten lágrimas.

Entramos a las enormes cámaras. Una multitud de cuerpos desnudos tiembla. Hombres, mujeres, infantes. Nos encierran y comienza la amargura. Porque dichas cámaras son en realidad gigantescos hornos que empiezan a echar fuego desde todos sus extremos. Los gemidos son intensos, aunque todo se mantiene de acuerdo a lo que he imaginado. Nuestro dolor es finito. Duele, duele mucho, nuestra carne se chamusca, aunque es una sensación extraña, casi placentera.

En unos minutos todo termina.

Pérdida de la conciencia.

Nuestros ancestros profetizaron este momento. Yo encontré sus pergaminos y entrené a mi pueblo. Fue un aprendizaje largo y difícil; a cada hora, minuto, la enseñanza era transmitida en secreto de familia en familia. Estuvimos preparados siempre.

Mientras los hielas intentan limpiar lo que ha quedado de nosotros, nuestras cenizas se juntan y dan a luz aquello que en verdad somos, lo que seremos en adelante: fénides, la extraordinaria nueva raza de Fexa. Renacemos, aves de fuego, las llamas nos cubren y brillamos como soles. Los enemigos nos observan con los ojos desorbitados. No lo esperaban. Comienzan a morir bajo nuestras alas.

Nuestra venganza.

Seremos libres.

Y algún día, cuando volvamos a ser hombres, permanecerá en nuestros corazones una valiosa porción de este fuego inmortal.


CARLOS ENRIQUE SALDIVAR (Lima, Perú)

Director de la revista Argonautas y del fanzine El Horla; miembro del comité editorial del fanzine Agujero Negro, publicaciones dedicadas a la literatura fantástica. Director de la revista Minúsculo al Cubo, dedicada a la ficción brevísima. Publicó los libros de cuentos Historias de ciencia ficción (2008), Horizontes de fantasía (2010); y el relato El otro engendro (2012). Compiló las selecciones: Nido de cuervos: cuentos peruanos de terror y suspenso (2011), Ciencia Ficción Peruana 2 (2016) y Tenebra: muestra de cuentos peruanos de terror (2017).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s