Soteriología

¿Cuándo sanarás, cuerpo?

Voluptuoso en el recuerdo,

Eras una orquídea serpenteando entre las piedras.

Poseías mente, semillas y una tierna mansedumbre en los poros.

Ahora, tus contornos siguen el rumbo triste de los ríos.

Y te pudres.

Ídolos embravecidos y olas preñadas de algas

No son sino la imagen de un antiguo miedo, cálido como el sol.

Y desgranas las horas para superar las traiciones del pasado y la ceniza.

Cuerpo mío, alimentado de bulla y fracturas,

Retorcido como enloquecidos animales melodiosos.

Tu gesto se ha dibujado en la espalda enardecida del otoño

Y en el precipicio donde el sueño se agita suplicaste por vivir la vida de un ser

[humano.

Y sin embargo, no sanas.

Oscurecido estás, fanal inútil en el grasiento intestino del mar,

Durmiendo ya sin culpa entre los dedos,

Serpiente o vencejo desafiando lo inmóvil.

Inocente cuerpo, sin medida o contorno.

Avinagrado en la espera.

Mirando el surco de luz que te condena.

Sé piadoso, cuerpo,

Sánate.

Hoy, en la noche minusválida, nos embriagaremos disfrazados de arrepenti

           [miento

Y en el caparazón del olvido descansarán mujeres, enfermedades y sonrisas

Y unidos no seremos sino un capricho tierno en la podredumbre de dios.

Ven, acariciemos juntos nuestra frente

Mientras el mundo recupera color.

Portada: Daikichi Amano


JORGE GIRALDO S. (Lima, Perú)
Lee, escribe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s