Dos poemas de Luis Bejarano

1

Simulas alejarte

al llegar la tarde.

Y solo tu sola risa,

solo mi solo espíritu

solo mi soledad y su silencio

aplacan tu huida.

Y la gota que cae
imagina tu voz,
imagina la tarde
en algún lugar de Lima

Mamá

me dejaste con 5 simples años.

2

Dime que oíste mis dolores
de llanto
con tu vestido floreado y
tus 20’s.
Dime, entonces, dónde fuiste

y 3

Digamos que algún día
Salimos en la lluvia, y saltamos
sobre los charcos
A zambullirnos entre risas

A mojarnos de contento

 

“Un corazón solitario
No es un corazón”.
—Antonio Machado.

Las nubes

juguetean por la mañana

sobre la estancia que soñamos:

cerca de un ancho río

en un pueblo lejano

bajo una pequeña cabaña.

 

Y me preguntas:

¿Es cierto que allá el río empieza con la tarde?

¿Y es cierto que allá —a lo lejos— bajo la sombra de los eucaliptos

nace nuestro hontanar?

Las hojas que caen,

envuelven la cabaña y mi silencio, y

el amable zurear de las palomas

reúnen una por una

nuestra pena.

Es abril.  Y el sueño de amor cae. Es Abril.

Y me pregunto:

                                      ¿Cuánto tiempo arderás en mi memoria, compañera?
Nunca más entre mis brazos.

Portada: Luis Bejarano López


LUIS BEJARANO (Lima, Perú)

Estudiante de Humanidades. Poemas suyos han aparecido en las revistas Belén Nº3 (Buenos Aires, 2017), Fausto Nº10 (Neuquen, 2018) y No debiste venir Nº1 (Ciudad de México, 2018).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s