La trinidad heroica de Gō Nagai

El pasado 10 de octubre se celebraron los 50 años de vida artística de uno de los dibujantes más importantes e influyentes en el campo del cómic y la animación japonesa. Nos referimos al famoso mangaka Gō Nagai, un artista veterano responsable de la recordada serie Mazinger Z, una de las obras más recordadas y que marcaron la infancia de muchas generaciones a partir de los años 70.

El legado de Gō Nagai ha trascendido por más de medio siglo. Siendo junto a Osamu Tezuka uno de los mayores impulsadores del manga japonés como lo conocemos en la actualidad. Si bien la narrativa de Nagai no ha envejecido de la mejor manera, su gran aporte radica las diferentes innovaciones que incorporó a diversos géneros de anime/manga japones, pues sin las peculiaridades de sus obras muchos de los conceptos presentes en cómics y manga/animes actuales no existirían.

Tanta es la importación del trabajo de Nagai que, como motivo de sus bodas de oro como artista, varias casas animadoras de su país de origen se han dispuesto a realizar nuevas y más grandilocuentes adaptaciones de sus tres mas famosas y recordadas creaciones.

Si la compañía DC comis posee a su Trinidad de superhéroes consagrados: Superman, Batman y Wonder Woman, Japón posee a su propia trinidad de héroes (o antihéroes en algunas ocasiones) de la mano de Gō Nagai: primero, está el poderoso Mazinger Z, el heroico robot de combate que enamoró a los peruanos con su serie animada en los años 80 y que revolucionó el género mecha (robots). También está el temible Devilman, mitad hombre y mitad demonio, un antihéroe que defiende a la humanidad de una invasión demoníaca. Con esta obra, Nagai fue uno de los pioneros en el action gore con una historia cargada de oscuridad, violencia y brutalidad. Y también tenemos a la sensual Cutie Honey, una de las primeras y más controverisales magical girl (género al que pertenecen series como Sailor moon o Sakura card captor), introduciendo a una de las primeras sex symbols de la historia del manga; con esta serie Nagai también incorporó la acción y la ciencia ficción a este género.

El primero en reaparecer en las pantallas fue Devilman con su nueva adaptación, Devilman Crybaby, producida por Netflix. La franquicia Devilman es uno de los trabajos más recordados de Nagai, siendo el antihéroe oscuro y sangriento tan característico de las animaciones japonesas. Devilman comenzó a publicarse en 1972, mismo año que también recibió su adaptación animada, la cual era sumamente diferente de su versión en papel, pues mostraba un Devilman menos violento y más acorde a al superhéroe destinado a un publico infantil. Esto se debió a que Toe animation (mismos que adaptaron posteriormente Dragon ball) buscaba instaurar un nuevo superhéroe en la cultura pop japonesa. Ya tenían a dos hombres de acero (literalmente) como Astroboy y Mazinger Z para representar al héroe de ideales inquebrantables y moral intachable, pero faltaba un icono más oscuro y serio, al mayor estilo de Batman en occidente, para consolidar este surgimiento de los superhéroes nipones. Así nace Devilman, que fue uno de los pioneros en la acción gore, los temas ocultistas y el hecho que fue tan controversial que fue uno de los inaugurados de la demografía Seinen (público masculino +14) debido a su gran cantidad de sangre y violencia explícita.

Gō Nagai crea Devilman basándose en uno de sus trabajos antiguos que no tuvo mucho éxito, Demon Lord Dante, donde un joven llamado Ryo es poseído por el rey de los demonios llamado Dante. Ryo y Dante se fusionan y forman a un antihéroe destinado a acabar con los demonios que amenazan a los humanos. Esta fue la base en la que se creó Devilman, donde un joven llamado Akira es engañado por su mejor amigo Ryo (homenaje al personaje de Demon Lord Dante) para que obtener los poderes de un demonio con el cual lucharían contra la inminente invasión demoníaca. Akira es poseído por el demonio Amon, pero gracias a su corazón puro logra mantener el control y arrebatarle los poderes a Amon convirtiéndose en Devilman.

El primer anime de Devilman duró un año, finalizando en abril de 1973. En 1987 vendría la segunda adaptación en formato OVA (Original Video Animation). Esta nueva versión era más fiel al material original. Se mostraba la brutalidad tan característica de la serie y, pese a algunas modificaciones en la historia, fue considerada la mejor adaptación de Devilaman hasta el año 2000, contando con tres partes tituladas Devilman: The Birth, Devilman: Demon Bird Sirène y Amon: Apocalypse of Devilman. Por estos años saldrían dos películas más a modo de crossovers con Devilman enfrentándose a otros héroes como en Mazinger Z vs Devilman, enfrentado a dos iconos creados por Go Nagai; y Cyborg 009 vs Devilman, donde enfrenta a una de las creaciones de Shōtarō Ishinomori (creador de Kamen rider y Super sentai o Power rangers en occidente).

En enero de 2018 la plataforma Netflix produciría junto al director Masaaki Yuassa (director de Tatami Galaxy y Samurai Champloo) una nueva adaptación de la obra de Nagai bajo el título de Devilman Crybaby, el cual logró ser la adaptación más fiel al manga. La elección de Yuassa  se debe a su destacable rol como director. Sus trabajos se centran en lo psicológico y estrambotico mezclado con una animación y violencia rápida. Generando en Crybaby unas de las secuencias más dinámicas que se pueda ver, dicha agilidad no frena el impacto brutal de las escenas de asesinatos o masacres haciéndolos ver mas letales al ir a esa velocidad.

La recepción de Devilman Crybaby dividió a los fanáticos de la franquicia y de la animación japonesa. Entre sus fallos está el hecho que la serie es tan corta que cambia de ritmo muy bruscamente o deja muchos cabos sueltos al final. Otra desventaja es la dirección de arte, si bien muchas escenas poseen colores saturados y fosforescentes que realzan las escenas de pelea en interiores, las situadas en exteriores no tuvieron esta suerte, al ser de noche y con colores opacos no se puede distinguir a los personajes de su entorno.

Otro motivo que puso a Devilman Crybaby en el ojo de la crítica fue el hecho que, los nuevos espectadores que no conocían al personaje, tomaron a la serie como una ridiculez y un despropósito. Por otro lado, también estuvieron los “fans” de Nagai argumentado que este era el mejor estreno del año y no habría obra más perfecta que esta nueva adaptación de Yuassa. Francamente, ambas son posturas de adoración cegada y hate injustificado.

El problema real con Devilman y su nueva serie es, como ya se mencionó, el hecho que las obras de Gō Nagai no han envejecido de la mejor manera. Fueron frescas e innovadoras en su tiempo y crearon tendencias inspirando a trabajos posteriores que pulieron los conceptos que hacían resaltantes a los trabajos de Nagai. Ese es el problema de Devilman Crybaby. Se habrá intentado hacer una trama más ligera, una animación más dinámica, modernizar ciertos aspectos de la estética y el argumento para que coincidan con referencias del esta época; pero nada lo desligara de ser un producto basado en una obra de los años setenta y lo que la hizo grande otros ya lo hicieron y mejor.

Aun así, es una serie muy recomendable. Con un gran apartado visual, una adaptación fiel pero fresca del material original y una banda sonora que ha logrado calar en las mentes de quienes la escuchan. Sobre todo la versión techno de la intro setentera, mostrando la gran brecha temporal entre las dos adaptaciones:

La segunda en estrenarse fue la nueva adaptación de Cutie Honey en abril de 2018, bajo el nombre de Cutie Honey Universe, siendo una adaptación más fiel a su contra parte en papel. Esta serie pasó casi desapercibida, pues fue el primer ejemplo de que las obras de Nagai no han sobrevivido bien al paso del tiempo. Aun así, esta versión sigue contando la historia de Honey Kisaragi, una androide creada a partir de la imagen y los recuerdos de la hija muerta de su creador (un pequeño guiño a Astroboy de Tesuka). Honey, armada con un traje revelador hecho de nanotecnología, se convierte en una superheroina con la capacidad de cambiar su apariencia y se enfrasca en una lucha contra los Panther Claw, una pandilla de mutantes nanotecnológicos y su lider, la archienemiga de Honey, Sister Jill. Como se mencionó, la industria moderna le debe mucho a Gō Nagai y a sus series. En el caso, Cutie Honey fue la que introdujo las poses de victoria, los apretados y cortos trajes de las heroínas, la fiel compañera lesbiana y las transformaciones a modo de desnudos, elemento que popularizó después Sailor Moon.

Cabe resaltar que para su tiempo, 1973, la serie fue tan controversial como innovadora. Ya sea porque fue una parodia del reciente género magial girl, o porque su protagonista fuera la primera sex symbol en la historia del anime/manga, como la inclusión la violencia explicita, desnudos y chistes sexuales. De igual forma trataba de manera implícita temas como el sexismo en la sociedad japonesa, la prostitución y el lesbianismo, pues Aki, la mejor amiga de Honey, era homosexual, cosa que causó mucha controversia en su tiempo. Aun asi Cutie Honey representó el auge de las protagonistas fuertes y sensuales que ahora son comunes en los animes.

Al igual que Devilman, Cutie Honey tuvo su adaptación al anime el mismo año de su creacion encargada por Toe animation. En 1994 tuvo otra adaptación en formato OVA con el nombre Shin Cutie Honey, la cual hizo mas énfasis en el poder de transformación de Honey y tuvo una ambientación más futurista y seria. En 1997, Toe animation volveria a sacar una nueva serie llamada Cutie Honey Flash, considerada un fracaso, pues se eliminaron la violencia, las escenas eróticas y la ciencia ficción que caracterizaba a la serie fue reemplazada por magia y fantasía. En otras palabras, volvieron a una serie parodica como Cutie Honey, una serie del montón de magical girls.

Una nueva serie de 3 episodios de cuarenta minutos surge en 2004 a cargo del estudio Gainax (realizadores de Neon Genesis Evangelion) con el titulo de Re: Cutie Honey. Como el título sugiere, esta fue una reconstrucción de la obra de Gō Nagai, presentando a los personajes como adultos y ya no como adolescentes como era lo usual en las series de ese tipo. Esta nueva versión hizo énfasis en la acción desenfrenada, y la comedia erótica, manteniendo el estilo de parodiar a su género y profundizando en el pasado y relación de la heroína con su villana. Siendo considerada la mejor adaptación de la superheroina androide. También fue la ultima adaptación en reutilizar la intro de la serie original, pues Universe posee un sountrack diferente:

Para cerrar este recorrido por la trinidad de Gō Nagai, tenemos el largometraje de la que fue la figura estrella del autor durante muchas décadas. Mazinger Z: Infinity fue la película que culminó el homenaje a los 50 años de labor artística de su creador y 45 años desde su primera emisión por televisión del robot que marcó a toda una generación de espectadores. A diferencia de Devilman y Cutie Honey, Infinity no fue un reboot o una reinterpretacion de la obra original, fue una secuela situada 10 años después del final del manga y la serie animada.

La relevancia de Mazinger Z dentro de la animación como en la historia de la ciencia ficción fue el hecho que fue el primer robot tripulado desde una cabina. Nagai menciona, en una entrevista, ser fanático de las series Astroboy y Tetsujin-28 (obra que también inspiraría a AKIRA de Katsugiro Otomo). En ambas series se cuenta con la presencia de robots, pero en el caso de Tetsujin, este se manejaba a control remoto y Astroboy era un robot autómata. Por lo que Mazinger fue el primero en tener a su piloto en su interior, precisamente en la cabeza, dándole la sensación al espectador que estar controlando algo tan fantástico como un robot gigante (aspecto que veríamos en series populares como Power rangers, Gundam o Neon genesis Evangelion).

Mazinger Z: Infinity se sitúa 10 años después de la final de la historia original. Koji Kabuto, luego de vencer junto a Mazinger al malvado Doctor Hell, se convierte en científico y emprende una búsqueda por reconstruir la tierra luego de la muerte de su feroz enemigo. Tras el descubrimiento de un laboratorio que significaría el regreso de Hell, Koji tendrá que subirse una vez más a la cabina del poderoso Mazinger Z y detener una vez más a su archienemigo.

El estreno de Mazinger Z: Infinity fue uno de los más esperados en la historia de la animación. Esto es debido a que el personaje es muy querido en diferentes partes del mundo, siendo una de las series que marcó al público japonés y europeo en los años 70, además de causar la misma fama en Latinoamérica durante la década de los 80. Tanto fue el impacto de Mazinger en la cultura popular que en Tarragona- España se ubica una gran estatua de 10 metros del famoso robot, construido durante los años 80 como homenaje a la popularidad de su serie animada.

Si bien la recepción de la película fue muy buena por parte de los fanáticos, sufrió de un problema parecido que el de Devilman. El hecho que fuera una continuación directa de la primera serie hacia que muchos espectadores, que no eran conocedores de la franquicia de este legendario robot, se perdieran o no entendieran lo que estaba pasando. Además de toparse con una que otra escena ridícula, propio del humor de los años 70. Otro punto en contra fue el intento de usar otros métodos de animación aparte de la tradicional, realizando algunas escenas en 3D o CGI que rompen con la esencia y el ritmo de la película pero dan cierto realce a las escenas de batalla, sobre todo cuando Mazinger utiliza todo su arsenal para destruir una flota de robots malignos.

Es con esta película que finaliza el homenaje por los 50 años de Gō Nagai, un autor que muchos tal vez no conocían, pero que ha sido clave en la formación de la animación, el arte gráfico, la acción y las historias de ciencia ficción como las conocemos actualmente. De estas tres nuevas adaptaciones de su famosa trinidad de superhéroes, quizá unas hayan sido mejor que otras, pero todas han cumplido con ser un digno homenaje a lo que el trabajo de Nagai significo para sus compatriotas y para todos sus seguidores a lo largo del mundo. Después de todo, ¿quién en su infancia no ha soñado con subirse a la cabina de un robot gigante y salvar el mundo?

Resultado de imagen para estatua de mazinger z
Estatua de Mazinger Z. Ubicada en Cabra del Camp, Tarragona, España

Portada: Gō Nagai, Devilman, versión de Netflix


LEANDRO CABRERA (Lima, Perú)

Estudiante de Literatura de la Universidad Científica del Sur. Ha participado en el III CONGRESO INTERNACIONAL DE NARRATIVA FANTÁSTICA y en I CONGRESO ANTONIO CORNEJO POLAR, como parte del Comité Organizador. Actualmente, es codirector de MOLOK. Revista virtual de artes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s