La noche a través de las flautas

a Sza Sza

Y porque dentro del tráfago diario tomar tu mano
Poner en mis labios los timbres que llegarán a ti en saltos de nieve
Aferrarme en el aire a tus dedos de terciopelo
Mirarte con la pregunta que solo en tus ojos tiene respuesta
Tus ojos mis ojos echando los hilos para ovillar la marea
Levando la risa el gesto el silencio bajo astros
Que no había en el recinto pero esto que somos nos corona
De ámbar & rayos bajo sus alas de poderoso anhelo
Que despliega sus aguas vagarosas en torno a nuestras bocas
Hacia el esplendente punto de silentes cenizas que se dirigen al fuego
Te abrazo sin hacerlo te beso sin besarte
& palpa mi lengua de salamandra tus pieles de rebeco
En medio de la muchedumbre pero en la isla de nuestros afanes
Alrededor de las mesas pero en la orilla trenzados para nadie
Sino para mi mano sobre tu mano
Labiando el día en que tus pelos amanecerán enredados a los míos
Pensando en todo lo que será que puede ser
Qué emoción de niños qué clavel de luces qué trébol & qué polen
Nos aguardan para sumar procaces alientos cada nuevo día
Qué elevarse las dianas las campanadas altísimas entre las nubes
Eso fue la noche de tus dientes en la risa
Que todo lo mueve sacudido por su origen de raíz reparida
El diamante removido de la tierra despavorida
El vapor de la ola que es todo lo que nos sigue en espirales imantadas
El pensamiento secuaz de nuestras pulpas
De frente a frente saltando sobre los hilos que de poro a poro
Tendimos para mejor sorbernos las almitas
Del muchacho & la muchacha relamidos de amor absoluto
Que añiles destellos despide cuando tu carne & mi carne se pulpitan
& todo hiende su música aural
Los corales anegados resuenan espumas
Las piedras rechinan el mineral
Las alas corean plumas para surcar la mar del viento
Los libros se abren para dar a luz a los poemas
Los maderos se curvan cantando
El algodón sacude los timbres acentuados del embate de la pasión
Mientras tus ojos mis ojos los ojos del cielo se enroscan
& bailan la noche que a través de las flautas
Ha tendido los hilos de alucinada seda sobre el talón del sueño
& ha echado los pétalos sutiles del nelumbo
& se ha hecho hamaca sideral para el nosotros que túmbase
A estrellar planetas en la bóveda oscura como alimentos celestes
Porque tomar tu mano para esperar el alba aproximado a la verdad
En un lecho de avena en una silla de paja
En una playa de cristal entre medusas sin dirección
Es sacudir al Tiempo en las nebulosas diarias
& es altar & rezo para decir: Amor, ¿traes la luz?

Portada: Reed Flute Cave Illuminated in Blue Light, Raymond Gehman.


PAUL FORSYTH TESSEY (Lima, Perú)

Escritor y editor. Entre otros ha publicado: El Oscuro Pasajero (Trashumantes, 2012), Anatomía de Terpsícore (Celacanto, 2014), Autorretrato del Piloto (Celacanto, 2015), Bajo este cielo de cabeza (Celacanto, 2016), El sendero del irivenir (Celacanto, 2017). Tiene en preparación el poema Hermes Psicopompo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s