Tres poemas de Fernando Huaroto

Nardo

A Nerval

Al anochecer,

en su firmamento

en su tierra atlántica

de hombres ahogados

sin religión ni cruz sobre sus ojos.

EL SOL FRAGMENTADO

se columpia oxidado

chillando su fragilidad

en su esquema de dejarse inmóvil.

¿¡Oh, y sus cadenas!?

metal fundido húmedo inflamado

en su cuerpo falso de corona Narda

—de corona nada—.

Así de insignificante e inmenso

como una piedra doliéndonos

una piedra que se peñasca con nuestra sombra

que se toca

que se golpea

que se invoca

que se troncha

creciéndose

como magia negra

ese color que remueve a todo Hombre

Así de insignificante e inmenso

el hombre a veces atreve

a desatarse el nudo de sus huesos

recordándose

entre las estrellas

que se amansan en el fondo de sus ojos

todas inquietas

abismándose

cayendo como la lluvia

que golpea

su inmortalidad terrible.

 

 

St. Sebastián

a C

Poseedor de la esencia atroz

perfil de hombre supremo

hombre de todos los tiempos

ejemplar de abismo y paraíso.

Árbol perfecto.

 

En tu espejo desmenuzado

en ese filo relajado de tus ojos

donde el nacimiento

admira temeroso bajo la sombra de tus días

molecular resbalando

como noches acongojadas

rebuznando una tristeza tan humana

como absurda

mientras tu rabia de puma

tu rabia crespa

hecha de espina

va creciendo como el frío

retando a la tempestad

para que tu luz

no cuelgue de su sombra.

 

 

Infancia

a Charly García.

El niño danzaba

por la frontera del tiempo

entre la tierra y sus insectos

en la geografía de la palma de sus manos

El niño se posaba bajo sombra

se hacía noche o subterráneo

para no morir incendio

El niño se encontraba

y se hacía solo,

solo             en su antiguo imperio

El niño confiaba en su pálida miseria

en el territorio de su infancia

de incendiarse y construirse estrella

El niño no puede verse barro

por eso

canta a la hierba,

canta a la lluvia

el niño se hace polvo, se hace cristo

se hace errante se hace omiso

y

milenario

canta

en desorden

todas sus vocales.

Foto de portada: Autoretrato como San Sebastián (1914), de Egon Schiele


FERNANDO HUAROTO (Lima, Perú)

Ha publicado las plaquetas Canciones para June, Gabaratos y Devociones. Dirige Circo Editorial y el blog Banderanegra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s