Coágulo

Estaba yo enfermo esos días, tanto que ni siquiera podía caminar erguido, siempre ocultaba el pecho de alguna ráfaga de viento. Me contenía de escupir todo de una buena vez, y era un gran esfuerzo, pues no me cabían todas esas flemas en el paladar, también ese sabor metálico a sangre, entre placentero y amargo, […]

Leer más Coágulo